Pequeña historia y usos del Zamak

En esta publicación de nuestro Blog, queremos hacer un pequeño repaso a la historia y diferentes usos que tiene el Zamak, desde su invención hasta nuestros días.

Zamak es el acrónimo de los nombres alemanes para los metales que lo forman: Zink (Zinc), Aluminium (Aluminio), Magnesium (Magnesio) y Kupfer (Cobre). No se trata de un metal en sí, sino de una aleación de ellos que resulta ser hipoalergénico y con una gran resistencia al envejecimiento y la oxidación. Es un material con un alto nivel de dureza y de resistencia a los golpes, además de una belleza y durabilidad similar a la de la plata, por estar bañada con esta.

Aunque ya se conocían aleaciones de metales sobre la base del Zinc durante la antigüedad, por el descubrimiento de pulseras, elaboradas con este material, durante excavaciones realizadas en Cameros, en Grecia y fijando su fecha de producción alrededor del siglo V a.C. Su uso continuaría evolucionando durante la llamada Edad Media, pero no sería hasta el siglo XIX cuando el Zinc se modelaría con el nacimiento de la fundición a presión. Toda esta historia supondría, a grandes rasgos, los primeros pasos hasta llegar a la creación del Zamak.

Durante los años veinte (del pasado siglo XX), la New Jersey Zinc Company (EE.UU.), realizó muchas investigaciones sobre las aleaciones de Zinc, con objeto de evolucionarlas. En 1926, esta compañía patentó una primera aleación llamada “Zamak 1”, que contiene un 4% de aluminio, un 3% de cobre y un 0,1% de magnesio, siendo el resto Zinc de alta pureza.


Al principio, a esta aleación, se le asignó el nombre de “Mazak” para remarcar el hecho de que su componente principal era el Zinc. Después de aquella primera aleación “Zamak 1”, la New Jersey Zinc Company presentó nuevas patentes que iban de la Zamak 2 a la 7. Entre 1945 y 1960 nacieron otras aleaciones como el Alzen y el Beric, para un uso más confidencial. Estas aleaciones tienen en común su resistencia a los roces.


En la actualidad, en su fabricación se utilizan procesos de inyección o por fundición en tierra de coquilla y su uso se ha extendido en artículos como, por ejemplo, herrajes, piezas de automóvil y coches de juguete. También ha aumentado su utilización en las partes metálicas de accesorios en cuero y piel, debido a su gran atractivo estético y costes de fabricación más baratos, que se traducen en precios más asequibles para el consumidor final, además de la gran variedad de diseños que permite. En los últimos años, se ha producido un boom en su utilización en el sector de la bisutería, ya que tiene una gran resistencia y no se ensucia al mismo nivel que la plata.


El metal que usamos en Frabett para realizar nuestras creaciones, es Zamak con baño de plata y fabricado en España.

Fuente: EuroNetcast, Industrias Doje e Internet.


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información